Fila Cero: I.B.A.N. ES20 2038 1114 8260 00698896

Kasak Blog

Porque otro mundo es posible

Carta tras haber formado parte del proyecto de verano.

“NICARAGUA, tan violentamente dulce.” (Julio Cortázar)

Irme como voluntaria con Kasak ha sido, sin duda, una de esas experiencias que sé que me acompañarán por mucho tiempo. Cuando pisé por primera vez cielo de Madrid – con ese cansancio cargado de nostalgia que nos invade después de toda gran aventura  y algún que otro parásito en el estómago – supe que una parte de mí se había quedado ya entre la gente nicaragüense para siempre. Dicen por ahí que “irse de voluntaria con Kasak no es una experiencia cualquiera”, y tanto.

Desconocedora casi absoluta de casi todo lo relativo a Nicaragua, vuelvo enamorada de sus gentes, su historia revolucionaria y sus paisajes. Debo reconocer que la idea de formar parte de este proyecto fue un poco repentina, siempre me ha interesado profundamente la cooperación internacional pero siempre me he mostrado recelosa respecto a la “invasión” que se produce cuando intentamos imponer modelos europeístas a sociedades que comparten estructuras políticas, económicas y sociales muy diferentes a las nuestras. Pero esta crítica teórica se apagó rápidamente al verme allí involucrada. En KASAK hacen algo muy sencillo: luchan por aquello que creen justo. Y es un auténtico placer tener la oportunidad de poder caminar un rato con ellos hacía una realidad que, yendo de su mano,  parece cada vez más posible cambiar.

 

IMG_0686

 

¿Por qué elegir Kasak? La existencia de un equipo nicaragüense que trabaja de forma continua allí y políticas poco invasivas que fomentan el empoderamiento de las mujeres son estandartes que les hacen especiales. Las dos cosas que más me llamaron la atención antes de entrar a formar parte de este proyecto fueron su transparencia y su sistema de contrapartidas. Los proyectos de Kasak, cosa que no comparten muchos proyectos de otras organizaciones, se basan en empoderamiento y el desarrollo de las capacidades de aquellos con quienes trabajan. Además, tanto durante el proceso de formación previo, como una vez allí y a tu vuelta, tendrás a un equipo de jóvenes madrileños que te habremos acogido ya como parte de nuestra familia y del que poco a poco te volverás pieza fundamental.

¿Experiencia recomendable? SÍ, SÍ y Sí. La oportunidad de formar parte en un proyecto de este tipo, de asistir temporalmente a la realidad que comparte la mayoría de la población en un Sur que parece cada vez más oprimido y de colaborar un poquito en hacer de este mundo un sitio mejor, te enriquecerán enormemente como persona y te beneficiarán en aspectos que no imaginabas. No se trata sólo de que pasarás un verano distinto e irrepetible sino de que como me dijeron a mí antes de iniciar esta aventura: ir con Kasak a Nicaragua -dedicar cuerpo y alma a los demás- te transformará en héroe, lo que conlleva grandes responsabilidades pero también grandes alegrías.

Momentos difíciles los hubo, como supongo que existen en cualquier viaje de este tipo. Poner nombre y rostro a decenas de personas que sufren las consecuencias de algo tan aleatorio como haber nacido donde lo han hecho y conocer de primera mano los efectos que derivan de un sistema mundial injusto es algo que no puede dejar indiferente a nadie. Rabia, impotencia, pena infinita o inutilidad son algunos de los sentimientos que recuerdo con claridad. Pero sin duda hay hueco para muchos otros, hay hueco para cientos de sonrisas, alegría y diversión. Nicaragua es lugar de sentimientos encontrados pero promotora de una fuerza inaudita que hace querer seguir luchando por cambiar algo.

¿Te animas a caminar un rato a nuestro lado hacia otra realidad?

Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR
Aviso de cookies