Fila Cero: I.B.A.N. ES20 2038 1114 8260 00698896

Kasak Blog

Porque otro mundo es posible

Carta de Almudena (voluntaria 2016)

carta

 

Carta de una voluntaria: Almudena Ruiz Cid

Verano, Agosto 2016.

 

Era día dos de agosto, cuando cogí una maleta con lo básico y partí rumbo a Nicaragua. Fue un viaje largo, pero pareció olvidársenos cuando al llegar el equipo nos recibió con los brazos abiertos.

Mentiría si dijera que el choque cultural fue pequeño, pero a la semana, el tú ya era usted, los chicos, chavalos, la vergüenza era pena, las tiendas, ventas, los ventiladores, abanicos, los mosquitos, zancudos,… y las típicas vacaciones de todos los años en la playa se habían convertido en una de las mejores experiencias de mi vida.

A lo largo de esta aventura, he podido experimentar cosas que nunca antes había vivido, y por supuesto he podido sacar grandes aprendizajes.

Hay una cosa que me gustaría destacar, y es la oportunidad tan especial que me brindó KASAK para conocer un poco mejor cómo funciona el mundo, y por supuesto, también de conocerme un poquito más a mí misma.

¿Un ejemplo? Sabemos, porque así nos lo enseñaron, que la injusticia es aquella acción contraria a la justicia; pero acabas de entender lo que significa cuando tienes en clase a niños con ganas de aprender y potencial, y descubres, que muchos de ellos no van a tener la oportunidad de estudiar nunca una carrera. Lo llamativo de este proceso, es que en paralelo se desata en ti un abanico de sensaciones que te ayudan a entender qué significa para ti este mismo hecho. Y este ejercicio, que a priori parece sencillo, no para de repetirse una y otra vez desde que llegas: machismo, pobreza, trabajo en equipo, solidaridad…. son muchos los conceptos. De tal forma que cuando vuelves, ya no eres la misa persona.

Cuando me preguntan, sigo respondiendo que lo mejor de Nicaragua es su gente. Su forma de acogerte, de compartir todo, lo que tienen y lo que no tienen, de cuidarte, de hacerte sentir parte de su comunidad,… es algo tremendamente especial y difícil de expresar con palabras.

Es gracioso pero a mi regreso a España y ya pasados varios meses, sigo interviniendo en conversaciones con mi famoso… “Pues en Nicaragua…”; un pequeño ejemplo más de lo mucho que esta experiencia marca tu vida. Y esque, aunque cuando vuelves todo sigue igual, tú mismo sabes que a partir del momento en que pones el pie en tierra al bajarte del avión, una parte de tu vida ya tiene como banda sonora la Kumbia.